LÁSER contra COVER

LÁSER contra COVER

A veces llegamos a una encrucijada en la que nos planteamos qué camino tomar con nuestro tatuaje. Aunque nos lo hemos hecho con todo el convencimiento del mundo, no nos gusta el resultado final, o nos hemos cansado de él o ya no tiene el significado que tenía en el momento de hacerlo. Sea por cualquier causa o razón, surge un dilema ante la existencia de ese tatuaje: ¿Qué hago con él? Actualizarlo, eliminarlo por completo con láser o quizás hacernos un cover. ¿Qué ganará? Láser contra cover.

¿Qué hacer con el tatuaje?
  • Actualizarlo: Es fácil, sobre todo los que ya tenemos unos añitos, que en nuestra juventud nos hiciéramos el típico tatuaje noventero, que ahora está pasado de moda, pero que a nosotros nos gusta, forma parte de nosotros y nos da pena eliminar. ¿Por qué no actualizarlo? Podemos darle vida de nuevo, intensificar el trazo, depurar líneas difuminadas, incluso añadir algún detalle nuevo que haga que nuestro antiguo tatuaje recobre vida.
  • Eliminarlo con láser: Puede ocurrir que nos hayamos hecho un tatuaje y ahora nos queremos presentar a una oposición y resulta que todavía tienen prejuicios contra los tatuajes y no nos queda otra que quitárnoslo. En este caso, poco podemos decir, láser o láser. No hay otra manera de eliminarlos. Eso sí, prepara dinero, tiempo y sufrimiento.
  • Cover: Como su nombre indica, cubrir nuestro antiguo tatuaje por otro, de manera que el antiguo quede totalmente disimulado y tan apenas se aprecie. Esta opción es la mejor si lo que queremos es seguir llevando tatuajes pero ese ya no nos gusta, es una forma de cambiarlo por otro. Hay que tener en cuenta una serie de condicionantes:
        • No podemos hacernos cualquier diseño, tiene que ser lo suficientemente denso como para tapar el antiguo.
        • Tiene que ser más grande que el tatuaje que se quiere tapar.
        • Debe ser de un color más oscuro que el original (ya que si no se transparenta) Y estar abierto a utilizar colores ya que facilitan la integración de ambos.
        • A veces, es prácticamente imposible tapar alguno, entonces la opción más factible es realizarnos algunas sesiones de láser para rebajar la intensidad del pigmento y así poder después realizar el cover.
Sesiones necesarias para eliminar el tatuaje

El número de sesiones que se necesita para su eliminación total va a depender de:

  • La cantidad de tinta que tenga el tatuaje: Más tinta = más sesiones.
  • Si está hecho por un profesional = menos sesiones.
  • Tiempo que tenga el tatuaje: Más antiguo = menos sesiones.
  • Colores del tatuaje: Negro = menos sesiones. Rojo, verde o azul = más sesiones.

Las sesiones se realizan con una distancia entre ellas, como mínimo, de 1 mes o mes y medio dependiendo del color del tatuaje, cantidad de tinta, etc. En el transcurso del mes posterior a la sesión láser, el tatuaje se irá “aclarando», tendrá menos intensidad.

Hay que tener en cuenta que la piel puede sufrir algún tipo de reacción y puede dejar marca, ya sea alguna pequeña cicatriz o despigmentación y que para que el tatuaje se elimine por completo se necesitan muchas sesiones.

Láser vs. cover

Si lo que queréis es seguir llevando tatuajes pero simplemente os habéis cansado de uno de ellos, desde Al Toccino Tattoo os recomendamos que os hagáis un cover. Os ahorraréis tiempo y dinero, además de dolor, pues damos fe de que duele. Eso sí, siempre buscad a los mejores profesionales, no todos los tatuadores saben hacer cover.

Os dejamos un ejemplo de un cover realizado en nuestro estudio en Zaragoza y si tenéis alguna duda, estaremos encantados de atenderos.

×

Powered by WhatsApp Chat

× Pedir cita previa