CÓMO CURAR UN PIERCING

CUIDADO Y CURACIÓN DE UN PIERCING

Cómo curar un piercing es algo muy importante que no debemos pasar por alto porque hay que tener en cuenta que no se trata de hacernos simplemente un pendiente. Un piercing es una perforación que dependiendo de la zona, tendrá un proceso de curación u otro. Hay zonas más delicadas y propensas a que el piercing se infecte o a sufrir algún tipo de rechazo, por lo que tenemos que hacer todo lo que esté en nuestra mano para evitar que esto ocurra y podamos lucir nuestro piercing sin problema. 

En Al Toccino Tattoo Studio siempre os recomendamos seguir rigurosamente los siguientes pasos:

Los primeros 15-20 días son muy importantes
  • Nunca tocar el piercing. Es muy común que al principio nos toquiteemos el piercing sin darnos cuenta, es muy importante no hacerlo, se nos infectará!
  • Lavar 1 vez al día con agua y jabón neutro con delicadeza. Si salen costras, retirarlas humedeciendo un bastoncillo y SOLO cuando se hayan ablandado con el agua y jabón. Si las retiras en seco producirás de nuevo herida.
  • Sécalo con cuidado con papel de cocina. Una vez seco, pulverizar con spray especial para piercing. No recomendamos otra cosa, es un desinfectante de amplio espectro y con riesgo mínimo de provocar irritación. Las cremas antibióticas solo se dan en caso de que el piercing se infecte pues si nos las damos antes, éstas no nos harán efecto.

Evita rozar la zona con cualquier objeto, por ejemplo cascos de música en el caso de piercing en la oreja o el cinturón en caso de piercing de ombligo.

No utilices ningún tipo de perfume o maquillaje en la zona mientras esté en proceso de cicatrización.

Evita saunas, piscinas y tomar el sol durante el periodo de cicatrización.

foto de un spray de curación para piercings
Spray curación de piercing.
En caso de piercing oral:
    • PRIMERA SEMANA: Después de comer lávate los dientes y enjuague con agua y una cucharadita de sal. Por la noche, antes de dormir lavar los dientes y enjuague con Perio-Aid diluido en agua (10 ml. en medio vaso de agua)
    • A PARTIR DE LA SEGUNDA: Por la noche, antes de dormir lavar los dientes y enjuague con Perio-Aid diluido en agua (10 ml. en medio vaso de agua)

Evita cualquier actividad que produzca roces en la zona (chicles, caramelos, fumar, etc.)

Evita comidas picantes.

Dependiendo del tipo de piercing el tiempo de curación cambia:
  • Piercing lóbulo o aleta de nariz (Nostril): Curación aproximada 1 mes.
  • Piercing facial (oreja cartílago, septum, ceja…): Curación aproximada 3 o 4 meses. 
  • Piercing oral (labio, lengua…): Curación aproximada 2 meses.
  • Piercing corporal (ombligo, pezones…): Curación aproximada 3 meses.
A TENER MUY EN CUENTA

No cambies la joyería antes de que haya cicatrizado por completo. Un piercing ha cicatrizado por completo de 4 a 6 meses.

Los piercings de primera puesta quizás no sean los más bonitos, pero sí que son específicos para que el proceso de curación se realice correctamente. Como toda herida, conlleva un proceso inflamatorio que se compensa poniendo joyería de una determinada longitud para evitar que la propia carne pudiera “absorber” el piercing.